Tiempo

El tiempo es todo lo relativo que tú desees que sea; no tengo miedo a la muerte, aunque sí que es cierto que en su momento sentí algo parecido a ese miedo. Un reloj colgando de una pared cualquiera contiene todo el tiempo del universo. Contiene su medida eterna, las horas pasadas y por pasar. El tiempo no se detiene porque tú o yo estemos tristes, o porque tú o yo dejemos de existir; el tiempo existe y existirá, con o sin nosotros.

Cuando alguien desaparece, y ese cuerpo de carne, hueso y sangre pasa a transformarse en polvo y aire, las personas de alrededor no lloran a la naturaleza, dado el misterioso destino que aguarda al final del camino, sino al tiempo que han perdido en compañía de esa persona que se ha ido para un “siempre” relativo.

El tiempo es una medida universal; un todo que en ocasiones se reduce a nada. Podría ser que temiese a la vida, al fin y al cabo me gusta esta carne, este hueso y esta sangre que me componen, pero la verdadera de mis preocupaciones es el tiempo; el tiempo que ha pasado, y el tiempo que nos queda.

La pregunta no es qué has hecho ayer, ni tampoco que harás mañana; la verdadera de las cuestiones es qué vas a hacer hoy, por el pasado y por el futuro. ¿Algo que te alce, quizá? ¿Una merecida pausa dramática? Una nueva hora que desaparece, con sus minutos y segundos bailando al son de la eternidad.

El tiempo es todo lo relativo que tú desees que sea, así que jamás dejes de desear cosas.

bp3

Anuncios

2 comentarios en “Tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s